Duelo tras un suicidio

Duelo tras un suicidio

Después de un suicidio, las personas sienten una amplia gama de emociones, como conmoción, ira y culpa. Ofrecemos consejos sobre algunos de los sentimientos que puede tener y para ayudarlo a comprender lo que está sintiendo.

 

ELLOS NO ERAN ESE TIPO DE PERSONA.

El suicidio casi nunca es el resultado de un impulso repentino. Las personas que son suicidas a menudo sufren de problemas, influencias o enfermedades de larga data. Lo que puede parecer la causa, como el final de una relación o un desastre financiero, puede haber sido la gota que colmó el vaso.

Pueden estar convencidos por los acontecimientos cotidianos de que están tomando la decisión correcta al quitarse la vida. Aunque parezca que te escuchan a ti y a los demás, la verdad es que casi nada de lo que alguien diga o haga influirá en cómo se sientan. Las personas que son suicidas a menudo establecen estándares increíblemente altos para sí mismos y creen que han fallado al no lograrlos.

TRATANDO DE ENTENDER

Probablemente repasarás mentalmente una y otra vez los detalles que crees que condujeron al suicidio. Si su ser querido dejó una nota, es posible que la lea a menudo, encontrando muchos significados diferentes en cada palabra y deseando poder responder. La nota refleja su estado de ánimo cuando la escribieron. No significa que los pensamientos y emociones que expresaron en la nota siempre estuvieron con ellos.

¿POR QUÉ ME SIENTO ASÍ?

La reacción de la mayoría de las personas ante el suicidio es incredulidad que se convierte en ira. Es posible que sienta ira hacia su ser querido por causar tanto dolor y por no acudir a usted en busca de ayuda. Es una de las emociones más comunes que sienten las personas que pierden a alguien.

Muchas personas también se sienten culpables. Por ejemplo, puede sentirse culpable por no haber visto lo que iba a pasar o por no haber demostrado más comprensión. También puede sentirse culpable porque se siente aliviado porque ha estado bajo una gran tensión emocional, especialmente si antes se han hecho amenazas de suicidio. Hablar con un amigo de confianza o un consejero profesional puede ayudarlo a comprender estos sentimientos.

LA REACCIÓN DE OTRAS PERSONAS AL SUICIDIO.

La mayoría de la gente entiende que alguien que se quita la vida debe estar en un estado muy angustiado, pero no necesariamente enfermo mental. Algunas personas pueden ser críticas. Si quiere hablar sobre lo que está pasando y sobre la persona que ha muerto, hable con un amigo o consejero de confianza que no lo juzgue.

TODOS DICEN QUE FUE UN ACCIDENTE.

Los expertos creen que la tasa de suicidios es mucho más alta de lo que muestran los registros reales. Una familia puede tener muchas razones por las que son reacios a aceptar que su ser querido se haya quitado la vida. Negar la verdad hace que sea casi imposible aceptar su dolor. Habla con un amigo o un consejero, o escribe tus pensamientos, incluso si luego destruyes el papel.

EL CAMINO A SEGUIR

Por difícil que sea, trata de aceptar que no pudiste controlar la decisión que tomó tu ser querido. Esto es difícil porque tienes que reconocerte a ti mismo que eligieron morir. No tienes que explicar por qué sucedió. Trate de aceptar que probablemente nunca lo entenderá completamente.

Hablar con alguien en quien confíe puede ayudarlo a superar su duelo. Debe darse tiempo para aceptar la pérdida de su ser querido y, para la mayoría de las personas, el dolor se vuelve más fácil de soportar con el tiempo.

ORGANIZACIONES ÚTILES

Las siguientes organizaciones benéficas de salud mental pueden brindar asesoramiento e información sobre el suicidio y los problemas de salud mental:

Salud mental Feafes Galicia

Salud mental DOA

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.