Como explicar la muerte a un niño

HABLANDO CON LOS NIÑOS SOBRE LA MUERTE

Sea honesto y claro sobre lo que ha sucedido. Es especialmente importante con los niños que mantenga un lenguaje simple y evite eufemismos como ‘se durmió’ o ‘falleció’; el niño puede no entender, o peor aún, puede tener miedo de dormir o de lo que sucede cuando alguien muere. Asegúrese de que sus palabras sean apropiadas para la edad y la comprensión del niño o joven con el que está hablando.

Es importante asegurarles a los niños y jóvenes que es natural y está bien sentirse triste, y también que no deben sentirse tristes todo el tiempo. Trate de evitar ‘presionarlos’ por lo que usted ve como una reacción apropiada; algunos niños pueden tardar un poco más en procesar la noticia y, en un primer momento, incluso pueden parecer bastante despiadados cuando regresan a lo que les preocupaba antes de que se les informara sobre la muerte.

Anime al niño o joven a hacer cualquier pregunta y asegúrele que si piensa en algo más adelante, siempre puede preguntar.

Esté atento a los cambios de comportamiento que puedan surgir como resultado del procesamiento del duelo; informe a la escuela y a cualquier otro cuidador sobre el duelo para que puedan estar al tanto de cualquier cosa inusual en el comportamiento de su hijo. A menudo, los niños ‘actuan’ su dolor y pueden mostrarse enojados, destructivos o especialmente tontos o ruidosos cuando están de duelo; así es como los niños expresan sus emociones cuando aún no tienen las palabras para describir cómo se sienten.

Un niño o joven puede volverse especialmente pegajoso o incluso distante después de un duelo; muchos jóvenes se mantienen ocupados con distracciones como la escuela, los amigos o actividades después de un duelo. Una vez más, esto es perfectamente normal y simplemente debe saber que usted está ahí para ellos si lo necesitan y que está dispuesto a hablar y apoyarlos cuando estén listos. Podría ser útil tener a mano a otro adulto de confianza al que puedan acudir, como un amigo, un familiar o un consejero escolar, ya que puede ser que el niño o el joven esté preocupado por molestarlo al hablar sobre la persona que ha muerto.

Recuerde que los niños pequeños son especialmente propensos al ‘pensamiento mágico’; pueden necesitar que se les asegure que nada de lo que hicieron o dijeron pudo haber causado o incluso prevenido la muerte y que de ninguna manera tienen la culpa de lo que sucedió.

La muerte puede ser un concepto confuso para los niños y, a menudo, tienen muchas preguntas difíciles. Ofrecemos consejos sobre cómo explicar la muerte a un niño y responder a las preguntas que puedan tener sobre la muerte de alguien cercano a ellos.

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.